Poder anticorrosión

El descalcificador ION ScaleBuster está fabricado con una combinación propia y única de Zinc, latón y PTFE antiadherente (Teflón), la cual no genera corrosión ni bloqueos en el interior del equipo.

El acero inoxidable, cuando se encuentra sumergido en el agua, suele sufrir lo que se llama corrosión cavernosa o por picadura a causa de los iones de cloro que se encuentran presentes en el agua. El descalcificador ION ScaleBuster no emplea acero inoxidable en sus cámaras de cavitación.

El Zinc, eficacia demostrada

El uso o empleo del Zinc como ánodo de sacrificio es de sobra conocido y es un hecho suficientemente documentado. Se emplea de manera habitual para la protección contra la corrosión y el aumento de la vida útil de vehículos, estructuras de acero, puentes y edificios. El ánodo de sacrificio de los descalcificadores ION ScaleBuster arroja en el agua cantidades microscópicas de iones de zinc, lo que ayuda a mejorar los efectos de germinación de cristales y a proteger y preservar toda la red contra la corrosión.

Ánodos de sacrificio de Zinc
Los ánodos de sacrificio de Zinc se llevan empleando por más de 80 años dentro del sector del transporte marítimo para proteger contra la corrosión cascos, puentes, hélices (imagen de la derecha) y motores fueraborda de barcos.

Otros materiales de sacrificio (metales básicos) se han utilizado también para proteger las calderas de agua caliente. Un ejemplo bien conocido es la barra de ánodo de magnesio.

El descalcificador ION ScaleBuster está basado en el mismo principio: varios elementos de zinc inócuos (imagen de la izquierda) de su cámara de tratamiento, ayudan a proteger tuberías e instalaciones contra la corrosión.

El Zinc es un mineral el cual no tiene ningún impacto en la potabilidad del agua, ni entraña peligros para su salud.