Certificaciones descalcificador ScaleBuster

El descalcificador ION ScaleBuster de fabricación europea cumple con las normas y se beneficia de los más estrictos estándares de las siguientes organizaciones: ACS, WRAS, RWTUV / GS, TÜV NORD, NFS, CE.

PulseHaga click en los certificados siguientes para ver su descripción sobre los diferentes certificados
para ver una descripción sobre ellos:
Certificación ACSACS – Certificado de Conformidad Sanitaria
La etiqueta ACS garantiza la seguridad probada y certificada de los materiales con respecto a la salud del consumidor. El certificado de conformidad sanitaria (ACS) es un sello francés oficial expedido por la Dirección General de salud. Requiere la garantía de los fabricantes y la compatibilidad de los materiales que se fabrican con el agua, la calidad y la seguridad alimentaria en materia de salud, constituyendo un archivo de aplicación enviado a un laboratorio autorizado por el Ministerio de salud. Los materiales certificados por (ACS) no deben perjudicar a la calidad del agua.

WRASMarca de conformidad que muestra que el elemento cumple con los más altos estándares establecidos por la normativa del agua en el Reino Unido. Está realizado por las empresas británicas de abastecimiento de agua y cubre todos los sistemas de tuberías, válvulas y equipos suministrados, o proporcionados con agua de la red pública. La Certificación WRAS garantiza la calidad de los productos en términos de eficiencia y seguridad.

RWTUV GSOrganismo de control independiente alemán.
Este logotipo demuestra que el fabricante cumple con todos los requisitos legales, y el nivel de responsabilidad para con los consumidores y usuarios de sus productos. Esto demuestra que el fabricante es consciente y es lo suficientemente capaz para prevenir accidentes. El estándar RWTUV/GS garantiza la calidad y seguridad de los aparatos y la conformidad de su eficacia probada y certificada.
Certificación TÜV NORDTÜV Nord para plantas de fabricación:
Actualmente las empresas alemanas con denominación TÜV disfrutan de un reconocimiento mundial y una extraordinaria reputación en todos los sectores, ION ScaleBuster se beneficia de poseer esta marca, ya que la planta de fabricación donde se fabrica, está técnicamente equipada y gestionada de tal manera que la producción uniforme está garantizada.
Certificación NFSLa Fundación sanitaria nacional (NFS) ha desarrollado programas y estándares de pruebas y certificación para garantizar que el sistema esté funcionando en realidad, según lo anunciado por el fabricante. Estos programas se han desarrollado en colaboración con la EPA (Agencia de Protección Medioambiental) pero también teniendo en cuenta los intereses de la industria y los consumidores.

La certificación NSF garantiza (a través de pruebas) que:

  1. El sistema puede reducir la contaminación, como lo afirma el fabricante.

  2. El sistema es estructuralmente consistente y no aporta sustancias nocivas en el agua.

  3. La publicidad, el producto y la documentación de la etiqueta no contiene información falsa o errónea o información que pueda conducir a la confusión.

  4. El lugar de producción se someten a una auditoría anual no anunciada por parte de NSF y que cada modelo es probado periódicamente.

Directivas específicas:
NSF/ANSI 42: Dispositivos para el tratamiento de aguas destinado al consumo humano – Efectos Estéticos

CEMarca de Conformidad Europea
Compromiso por el fabricante de que el producto cumple con los requisitos esenciales de las normas de salud y seguridad, establecidas por las directivas de la legislación europea.

Marca CE (norma 97/23/CE sobre equipos a presión).

Certificados y Homologaciones internacionales que avalan la calidad de ScaleBuster:

NSF SCALEBUSTER
WRAS
TÜV Nord
RWTUW
ACS
ION ScaleBuster no sólo está fabricado con las calidades más altas, sino que cuenta con las certificaciones que solicitan los mercados internacionales más exigentes.

En muchos países, los materiales que están en contacto con el agua potable no sólo deben poseer una calidad alta (entendiendo por calidad tanto el material como su funcionamiento), sino que también lo tienen que demostrar por medio de certificados elaborados por entidades certificadoras externas.

Este es el caso de Francia, en este país no se permite la venta y menos aún la instalación de productos sin la debida acreditación de acuerdo al ACS (Acreditación de Conformidad Sanitaria). Esta manera de actuar únicamente busca preservar la salud y los intereses del consumidor final y es la que actualmente rige en prácticamente casi todo el mercado internacional. Y por supuesto, existen algunas excepciones, como es el caso de España, en donde la ley es tan clara y exigente como en el resto de Europa, pero con la diferencia en que estas leyes no se han traducido en obligatoriedad para con las certificaciones.