Descalcificadores para viviendas

ThyssenKrupp, Alemania

descalcificador vivienda
descalcificador viviendas
descalcificador para vivienda

EL CLIENTE

Cuando a finales de 2004 ThyssenKrupp vendió su división inmobiliaria, una de las principales empresas alemanas del sector, manejaba 48.000 viviendas y facturaba 2.000 millones de euros.

INCONVENIENTES EN LA INSTALACIÓN DE AGUA

Cada vivienda recibía el agua por cañerías que tenían entre 30 y 40 años de antigüedad y serios problemas de corrosión e incrustaciones en su interior, impidiendo un caudal fluido en todo el sistema.

Ello hacía necesarias costosas reparaciones e incluso sustituciones regulares. Dado que el agua estaba destinada a un uso doméstico y potable, no era posible utilizar productos químicos para la limpieza y el mantenimiento.

Anteriormente, las pruebas realizadas con descalcificadores magnéticos no dieron los resultados esperados. Tampoco los realizados mediante procesos químicos, “los inquilinos rechazaron el uso de sal u otras sustancias en el agua potable para combatir la cal.

SOLUCIÓN

Al principio se instalaron 15 descalcificadores para viviendas Ion ScaleBuster en un sólo bloque de viviendas. Antes de la instalación se pidió a sus propietarios que diesen su opinión sobre el estado de las tuberías y la calidad del agua.

RESULTADOS

Según los propietarios de las viviendas, tan sólo unas semanas después de haber instalado los descalcificadores Ion ScaleBuster el agua ya era visiblemente más clara, sin trazas marrones ni rojizas. Las incrustaciones de cal se habían reducido considerablemente en el interior de las tuberías en menos de medio año, contribuyendo a mejorar el flujo del agua en todo el edificio.

En vista de los buenos resultados, tanto administradores como propietarios decidieron comprar otros 800 descalcificadores para viviendas Ion ScaleBuster, con una inversión superior a 1,7 millones de euros.

¿EN QUÉ CONSISTE EL DESCALCIFICADOR iON SCALEBUSTER?

La tecnología patentada del descalcificador ScaleBuster es un sustituto de los tratamientos químicos convencionales. Su función es controlar las incrustaciones de cal y la corrosión en las distintas instalaciones de agua, creando un sistema excepcionalmente limpio. El resultado es un considerable ahorro de consumo eléctrico y de agua, reduciendo al mismo tiempo e incluso, en algunos casos, eliminando por completo el vertido de residuos tóxicos al medio ambiente.